Superhéroes de cinco años

caretas superheroes

Hace un par de días, en plena asamblea con mis alumnas y alumnos de entre cuatro y cinco años, uno de ellos señalaba una y otra vez su camiseta.

-Me gusta Batman, seño, mi camiseta es de Batman, y mi mochila también.

Entonces se me ocurrió iniciar un agradable debate sobre la misión de cualquier superhéroe o superheroína. ¿Por qué “están” ahí? Algun@s aseguraron que eran luchadores invencibles, o que tenían armas para combatir, pero yo quise dirigir la conversación hacia otros derroteros, y poco a poco, surgieron más dudas y explicaciones que ellos mismos/as ofrecían a sus compañeros/as.

-Yo creo que un superhéroe ayuda -dijo una niña.

-Y también vuela y llega a las estrellas -añadió otro.

Al final, entre unas aportaciones y otras, llegamos a la conclusión de que una superheroína o un superhéroe lo que verdaderamente quiere es cambiar el mundo. Y que esa mejora o evolución, se conseguía con pequeños pasos, cada día. Les dije que, a veces, defender y proteger a un buen amigo, o adoptar a un animal indefenso que nos mira desde el arcén, o alegrarle el día a una “mamá” con una simple broma o un buen abrazo, podía convertirnos en superhéroes.

Se quedaron pensativos un rato. Les dije que recordaran con los ojos cerrados, las ocasiones en las que ayudaron a alguien, y parecían muy concentrados, fue bonito ese silencio en clase.

Supernormas 2 (lamina decorativa)

Y sí. Todos y todas habían hecho grandes cosas en pequeños detalles cotidianos. De repente, se sentían importantes e imprescindibles. Decidimos hablar sobre cómo se sintieron cuando fueron superhéroes, y sobre cómo querían cambiar el mundo, a partir de ese momento.

Fue enriquecedor, porque el universo a los cinco años, es mil veces más simple pero también más hermoso y prometedor.

-Pero yo no vuelo, yo no llego a las estrellas, como ellos -comentó finalmente Javier.

-Pues te subes a un avión -respondió su compañero.

Cuando empezamos a crear AbraKadabra, propuse desde el principio, que una de las temáticas de nuestros cumpleaños y festejos, fueran los “Superhéroes”, tal vez porque creo que más allá de las fantásticas historias que nos ofrecen, se podría celebrar desde esta perspectiva: la de que dentro de cualquier niño o niña (e individuo en general) puede haber súperpoderes…

“Lo he hecho con mi abuela, lo hemos pasado súper bien”

Dinky_Vintage_2130388c

Soy una de las creadoras de AbraKadabra, y docente especialista en Educación Infantil. Con frecuencia, en el aula, suceden pequeños acontecimientos que me llevan a pensar. Las niñas y los niños, son capaces, con una simple pregunta, de remover tus propios cimientos, y consiguen que nos convirtamos en mejores personas.

Hoy, sin ir más lejos, una niña de cinco años, llegó a la clase feliz, vino corriendo hacia mí, llevaba algo entre sus manos. Traía una maqueta preciosa, con muñecos en su interior. Todo hecho a mano. Obviamente lo había conseguido con ayuda, pero se mostraba orgullosa y contenta.

-¿Sabes qué te digo, señorita?

-¿Qué?

-Que tengo una abuela súper genial porque se le ha ocurrido a ella esto, y mira, mira qué bonito lo que hemos hecho juntas.

Sonreí.

Creo que AbraKadabra fomenta precisamente eso, porque se establece un vínculo invisible entre un adulto que propone una actividad, y un niño/a que le acompaña en el proceso. Los niños/as aprenden rápidamente, “viendo hacer” a otros, y, además, se generan interesantes conversaciones mientras tanto.

Todas nuestras colecciones, están pensadas para imprimirlas en casa y montarlas con nuestros/as hijos/as (o sobrinos/as, o alumnos/as), de manera que la preparación de un cumpleaños de terribles piratas, o de traviesas hadas, o de increíbles superhéroes, conlleva una actividad previa con los más pequeños/as, que pueden ayudarnos a montar esas cajitas, banderines, adornos para los dulces etc.

Y es en ese proceso, en el que compartimos un fin común, algo que debemos conseguir juntos: organizar la fiesta más divertida del mundo.

El hecho de que las niñas y los niños se sientan partícipes de algo, no solo les proporciona una excusa maravillosa para estar con sus padres, sino que también les permite desarrollar su propia autonomía, sintiéndose responsables de algo con “ayuda” de los adultos. Y el resultado es siempre el mismo: se sienten orgullosos/as de haber hecho algo por sí mismos/as, y en compañía de su familia.

En clase, a menudo, percibo llamadas de atención en mis alumnos/as, que les conducen a comportamientos poco deseables, o a llantinas espontáneas, y, casi siempre, detrás de todo eso, hay una necesidad imperiosa de ser reconocidos, valorados, importantes para aquellas personas que les protegen, cuidan y guían en su crecimiento (padres, hermanos, docentes, amigos/as etc)

Mi alumna, sostenía la maqueta en sus brazos, mostrándola a todos sus compañeros/as, pero hacía hincapié en algo: esto lo he hecho con mi abuela, nos lo hemos pasado súper bien.

¿Qué es un imprimible? ¿Para qué sirven? ¿Cómo los hago?

A lo mejor has llegado aquí y te has hecho la siguiente pregunta “¿Qué es un imprimible?” o “¿Qué es exactamente lo que hace AbraKadabra?”. Si te has planteado esta duda, no te preocupes, es normal. Los imprimibles y el Do It Yourself son un concepto relativamente nuevo en el mundo hispano. En los países anglosajones, no obstante, hace años que se implantaron como una modalidad para organizar un evento desde tu propia casa, sin necesidad de echar mano de productos prefabricados.

ballet-for-little-children

El término Do It Yourself (abreviado DIY) significa en inglés “Hazlo Tú Mismo”, y su implantación está pisando fuerte en España. En estos momentos ya es posible encontrar cientos de blogs de Do It Yourself que te proponen cómo hacer tu propia ropa, así como todo tipo de manualidades y artilugios caseros. Dentro de este mundo del Hazlo tú mismo, AbraKadabra se ha especializado en los productos imprimibles, así que ya puedes imaginar más o menos por dónde van los tiros.

Un imprimible DIY es, básicamente, lo que su propio nombre indica: un documento, normalmente en A-4 (los folios que todos usamos para nuestras impresoras caseras) que se puede imprimir desde donde quieras, tantas veces como quieras. Lo bueno que tienen es que abren un mundo inimaginable de posibilidades y diseños. Los imprimibles te permiten desde diseñar tu propia invitación de boda hasta hacer un cumpleaños o comunión para tu hij@, o tener un calendario anual casero. Las ventajas, como podrás suponer, son muchas. Basta con tener tinta, impresora, hojas, tijeras y a veces pegamento para hacerte con un mundo de posibilidades realizadas simplemente con papel. Quien más quien menos, dispone de estas herramientas en su casa, así que es fácil. ¡Otra ventaja de un imprimible es su precio! Por mucho menos de lo que imaginas puedes montar una comunión temática de princesas con la que, de otro modo, si lo compraras en una tienda, tendrías que invertir el triple. Con los imprimibles ya no hay excusa para darle a los niñ@s la fiesta de su vida. Mira, por ejemplo, el resultado de nuestro kit de caballeros y dragones:

Está todo hecho en papel y con una impresora casera. Parece increíble, ¿verdad?

Así que un imprimible no es más que eso: diseños que te ofrecemos para que tú te descargues un archivo pdf en tu casa (o en tu trabajo, si el jefe lo permite), para que después los montes con todo tu cariño. El montaje, además, suele ser extremadamente fácil. Tod@s hemos sido alumnos de pretecnología, pero incluso los últimos de la clase comprobarán que montar estos productos no tiene ningún misterio. En Abrakadabra, por ejemplo, tenemos muy en cuenta esta cuestión y diseñamos todo para que su montaje sea intuitivo y no te den quebraderos de cabeza.

Los imprimibles Do It Yourself te permiten, por tanto, aportar un toque diferente a todos tus eventos con diseños que no encontrarás en una tienda y que harán las delicias de pequeños, pero, por supuesto, también de mayores. Así que… ¿a qué estás esperando? Echa un vistazo a nuestro variado catálogo. Seguro que encuentras algo de tu agrado.